Polipropileno o PP (5)

5-pp

El Polipropileno o PP es un termoplástico de baja densidad, que se obtiene por polimerización del propileno.

Solemos encontrar este material en productos y envases como las tapitas plásticas de las botellas de bebidas, potes plásticos de lácteos, bolsas de rafia tejidas (de papas o cebollas), en caños plásticos de agua fría y caliente, jeringas descartables, productos de bazar, cajones de bebidas y baldes de pintura.

También existen formas flexibles del polipropileno, como el film biorientado que podemos encontrar en productos como el film de cocina, envases de snacks, golosinas o panificados.

Este plástico funciona bien como barrera a los aromas, generando una buena protección en el envase de alimentos. Es impermeable, irrompible, brillante y liviano, y puede presentarse en forma tanto rígida como flexible. Tiene buena resistencia a las temperaturas, por lo que pueden envasarse productos en caliente en envases de polipropileno.

El polipropileno se produce a partir de petróleo o gas natural por un proceso de polimerización. Estos polímeros son termoplásticos sólidos que pueden ser procesados por extrusión y por moldeo o inyección.

Los procesos más modernos de producción de PP carecen de efluentes líquidos o gaseosos. Al estar constituido en un 99% por carbono e hidrógeno, elementos inocuos y abundantes en la naturaleza, este plástico resulta no contaminante químicamente.

Alrededor del 50% de las aplicaciones de polipropileno se destinan al mercado de los bienes durables (como elementos de bazar, caños, etc) lo que hace que la incidencia del PP sobre los residuos sólidos urbanos no sea muy alta.

El PP es 100% reciclable, ya sea en la forma de scrap industrial (desechos plásticos de las industrias) como en la forma de residuo post-consumo.

El PP contiene energía comparable con los combustibles fósiles, de ahí que los residuos de PP constituyen una excelente alternativa para ser usados como combustible para producir energía eléctrica y calor.