¡Evitémoslos!

Se trata de desechos contaminantes que no son reciclables, y que son muy difíciles y caros de tratar. Lo mejor que podemos hacer es evitar esos productos siempre que sea posible.