El pH es un valor que indica si un material es ácido (pH inferior a 7), alcalino (pH superior a 7) o neutro (pH igual a 7). Conviene que el pH del compost sea lo más neutro posible porque los microorganismos presentes en él y responsables de la descomposición de los restos orgánicos no toleran valores muy alejados de 7. Cuando esto sucede, el proceso de compostaje se detiene o se ralentiza.