¿POR QUÉ SEPARAR?

TODO JUNTO ES BASURA,
POR SEPARADO SON RECURSOS.

Si los residuos domésticos son clasificados y separados en origen, pueden recibir un tratamiento adecuado mediante el cual se pueden convertir en recursos, en lugar de basura.

Para esto es indispensable la participación activa de todos separando los residuos en nuestras casas y oficinas.

Cuando mezclamos los residuos orgánicos con los reciclables, se inhiben las posiblidades de que estos sean reciclados, revalorizados y tratados adecuadamente.

Esto no solo implica un desaprovechamiento de valiosos –y muchas veces escasos– recursos naturales, sino que tiene gravísimas consecuencias ambientales.