¿Las PILAS, tubos y lámparas bajo consumo reciclables en Argentina?

La Provincia de Buenos Aires planea instalar una industria para el reciclado de pilas, lámparas de descarga (bajo consumo) y tubos fluorescentes. Además de eliminar el riesgo de contaminación, convertirá los elementos procesados en materias primas que retornarán al mercado productivo. Se recuperará zinc (insumo para galvanoplastia), manganeso (para fertilizante), ferromanganeso (para siderurgia), mercurio, vidrio, elementos no ferrosos y potasio.

El ministro de la Producción, Ciencia y Tecnología de la Provincia de Buenos Aires firmó una carta de intención con directivos de la firma Manufacturas y Desarrollos Tecnológicos (MDT S.A.), que instalará una planta para el procesamiento y reciclado de pilas, lámparas de descarga (bajo consumo) y tubos fluorescentes en la ciudad de Ezeiza.

La radicación de esta planta “posicionará a la Provincia entre el selecto grupo de países que poseen esta tecnología, como Alemania, Francia, España, Japón, EE.UU. y Suiza, siendo la primera de nuestro país en contar con una tecnología de este tipo en la región”.

El proyecto liderado por Alberto Carlos Gauna, que acredita más de 45 años de experiencia de trabajo en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), y el equipo especializado en química nuclear, aportará una solución definitiva a uno de los mayores problemas ambientales generados por la gestión inadecuada de este tipo de residuos, creando además un importante número de puestos de trabajo.

Otro valor que el ministro rescató, es que “esta novedosa herramienta tecnológica desarrollada en su totalidad en la Provincia por profesionales y equipamiento argentinos, evitará la contaminación del agua, del suelo y del aire transformando los residuos en materia prima para la industria”. “La iniciativa constituye una inmejorable oportunidad para exportar esta tecnología a países que no cuentan con dispositivos para solucionar el problema que el procesamiento de estos residuos representa a nivel global”, sostuvo el titular de la cartera productiva.

La empresa estima que la planta, a emplazarse en una superficie de 20 mil metros cuadrados, donde trabajarán 110 profesionales, entre técnicos, ingenieros y personal auxiliar, estará en condiciones operativas a los 180 días de iniciada la obra.

Además de la Provincia, el proyecto cuenta con el apoyo e intervención del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la UTN Facultad Regional Avellaneda. La firma que lo lleva adelante tiene más de 74 años ininterrumpidos de experiencia en nuestro país en el tratamiento de efluentes, saneamiento y bio-remediación.

Insumos para el mercado productivo

Además de eliminar el riesgo de contaminación la planta convertirá los elementos procesados en materias primas que retornarán al mercado productivo. Entre otros elementos se recuperará zinc (insumo para galvanoplastia), manganeso (para fertilizante), ferromanganeso (para siderurgia), mercurio, vidrio, elementos no ferrosos y potasio.

La tecnología a instalar en la planta posibilitará extraer muestras de suelo y de agua de distintas zonas de la Provincia para su análisis, contribuyendo así a prevenir y evitar cualquier tipo de contaminación.

FUENTE: ANDigital 

Categorias: Noticias, Tecnologias
16.02.2015