Vancouver prohibe tirar residuos orgánicos con la basura

La ley entró en vigor el 1 de enero y las sanciones comenzarán a aplicarse en julio de 2015. Vancouver planea reciclar el 80% de su basura para el 2020.

food2

Separar la basura no es un capricho o una moda, es una necesidad cada vez más urgente, si se quiere vivir en un entorno más verde. Vancouver es una ciudades que  se hace eco de esta necesidad y acciona. Durante años fomentaron el uso del “contenedor verde” y ahora es una ley. Ningún residuo orgánico puede tocar la basura regular a partir de este 1 de enero.

Te preguntarás qué tanto mal puede hacer la basura orgánica si en realidad se descompone rápido. Ese es precisamente el punto, los residuos orgánicos corresponde al 30% al 40% de la basura en un vertedero, que al descomponerse genera metano, un gas de efecto invernadero que es 21 veces más dañino que el CO2.

Vancouver es uno de los países con mayores tasas de reciclaje en Norteamérica, con cerca del 60% de recuperación. El objetivo de esta ciudad a través de esta prohibición, es alcanzar una tasa del 70% para este año y un 80% para el 2020. Las personas que aún no están acostumbradas a esta cultura de separar la basura, el gobierno dará un periodo de gracia de 6 meses.

Una vez que pasen los 6 meses, cualquier casa habitación, negocio, restaurante u oficina, deberá separar su basura. Las sanciones comenzarán el mes de julio. Los recolectores de basura también aprenderán a distinguir cuáles son los tipos de basura ilegales.

¿Cuál será el destino de los residuos orgánicos?

De acuerdo con la información que provee el Metro Vancouver, todos los residuos orgánicos de la ciudad se convertirán en composta que finalmente ayudará a mejorar los jardines y producir biocombustibles, quizás otro tipo de energía en vez de liberar gases contaminantes al ambiente.

food3

Para lograr la meta se necesita mucha educación en materia de ambiente. Vancouver es un ejemplo para todas las ciudades del mundo. Su iniciativa es una forma excelente de cortar las emisiones de efecto invernadero y no es algo que cueste mucho trabajo una vez que aprendes a hacerlo. Ojalá más ciudades adopten esta idea y crezcan las ciudades sustentables.

Vía Veo Verde

1 comentario

  1. Ismael Rodriguez

    Hojala algun dia las personas encargadas de hacer ” leyes ” en mi querida TAPACHULA pudieran razonar sobre este tema ; pero mas que nada ejecutarlas sin distinciòn de partidos,posicion social ò compadrasgos…

Deja un comentario

(*) los campos son requeridos