Lo de adentro

Con el objetivo de reducir los residuos orgánicos , el supermercado francés Intermarché decidió sacar a la venta los vegetales “feos”

frutas y verduras feas

Con el objetivo de reducir los residuos orgánicos –y, ¿cómo no decirlo? con una estrategia de marketing loable para nosotros, esos a los que se nos cae la baba por este tipo de iniciativas ecológicas–, el supermercado francés Intermarché  decidió sacar a la venta los vegetales “feos”.  La campaña se llama Les Fruits and Legumes Moches (algo así como Las frutas y verduras mochas)La implementaron hace 6 meses atrás en varias de las sucursales de la tercera cadena más grande de supermercados de Francia. Hoy por hoy, siguieron sus pasos otros supermercados como Auchan y Monoprix en Francia y otros supermercados europeos como Waitorose en Inglaterra y Fruta Feia en Portugal.

1898030_10152715031239392_1556082909_n

¿En qué consiste esta línea de productos? En dar espacio entre sus góndolas a aquellas frutas y vegetales que no entran en los estándares de belleza del Mercado. ¡Ah! ¿no sabías que las frutas y las verduras también son desechadas por su aspecto físico? Bueno, sí, ellos también. Ellos existen: son la papa con forma de corazón, la zanahoria con dos patas, la berenjena doble y la naranja con piel de naranja exacerbada. Existen pero no llegan a las góndolas del super porque antes las desechan por ignominiosas, por no tener gloria, por feas.

Lo interesante de Intermarche es que profundizó en esta idea y sacaron una línea de comidas como sopas o tartas hechas justamente con el producto de estas frutas y verduras para probar que, a pesar de mochas, son igual de ricas.

El slogan de la línea es: “igual de buenas pero 30% más baratas”. A nosotros se nos ocurren varios más, pero siempre nos va a resonar uno fundamental para elegirlos, nos lo dijeron una y otra vez nuestros padres: lo que importa, ¡es lo de adentro!

fraise

Más allá de que la estrategia de marketing de Intermarché apunte a que nos riamos de esta arbitrariedad, no es chiste que cada año se tiren, se desperdicien, se derrochen, cerca de 300 millones de toneladas de frutas y verduras deformes perfectamente comestibles porque el mercado no acepta, nosotros no aceptamos, ese tipo de alimentos. No solo por el hecho del desperdicio en sí mismo de recursos despilfarrados en la producción de esos frutos, sino por el hambre que sufre tantos de los nuestros alrededor del mundo –amén de la mala nutrición por falta de alimentos vegetales como éstos–.

1493258_10152715153099392_1406467218_n

Deja un comentario

(*) los campos son requeridos